lunes, 24 de abril de 2017

Reseña: Ritos funerarios

Sinopsis:
Basada en la historia real de la última mujer decapitada en Islandia, acusada del brutal asesinato de dos hombres, Ritos funerarios es una novela de suspense y de pasiones íntimas con el trasfondo del paisaje helado de la Islandia del siglo XIX. Agnes, mientras espera la hora de su ejecución, es confinada en la granja de un matrimonio y de sus dos hijas. Horrorizada, la familia ni siquiera quiere hablar con ella. Tan solo el joven ayudante de un pastor intenta comprenderla y salvar su alma. A medida que sus conversaciones progresan y el invierno deja su huella, el dilema se afianza: ¿fue Agnes culpable o no de los terribles hechos de que la acusan?
-----------------------------------------------------------------------------------------------------

La verdad es que me esperaba mucho más de este libro, no voy a mentir, había visto multitud de reseñas donde hablaban genial de él, y a mi me ha decepcionado mucho, y no porque sea un mal libro, al contrario, me parece un muy buen libro con un tema muy difícil de tratar. La manera de escribir de Hannah Kent  me ha gustado mucho y soy consciente de la maravillosa labor de investigación que ha llevado a cabo la autora. Otra cosa que también me ha gustado mucho ha sido la ambientación, Hannah Kent sabe como meterte en esa Islanda rural del siglo XIX. Una sociedad sumamente religiosa, donde una mujer como Agnes Magnusdottir, que quiere medrar es un peligro y un demonio.
Otra de las cosas buenas es que como ya sabes el final, es obvio que Agnes muere, no es un spoiler. Como ya sabes el desenlace del libro puedes disfrutar más de su lectura. Si tuviera que elegir una palabra para definir el libro, sería "aburrido", lo siento mucho por aquellos a quienes les encante el libro, pero a mi, me ha aburrido mucho, se que está basado en hechos reales, y que no se podían hacer grandes cosas con su trama, pero nose, meterle algo de chicha, todo era muy soso.
La unica que parecía tener sangre en las venas era Agnes, ya sé que son Islandeses, pero es que parecía que tuvieran cuajada en las venas.
Nose sí me ha pasado a mi sola, pero yo quería matar a Lauga, me parecía una cargante, e insoportable, mientras que no entendía porque Stennia tenía tanto aprecio por Agnes. Por otra parte, la unica con un poco de sentido común era Magret, ya que Jon era una especie de seto.
En conclusión: El libro no ha sido lo que esperaba.