lunes, 24 de julio de 2017

Reseña: Emma

Sinopsis:
 Cuando la joven Emma -hija soltera del rico y distinguido señor Woodhouse- pierde la compañía de su antigua institutriz, toma bajo su tutela a la humilde Harriet Smith. Su extracción modesta y su simpleza, además de su hermosura, hacen de ella una candidata perfecta para que Emma pueda entregarse a su ocupación favorita: arreglar la vida de los demás. Sus afanes para que Harriet haga un matrimonio ventajoso y su personalidad manipuladora sufrirán, sin embargo, distintos reveses antes de que la situación alcance un final inesperado y feliz.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------
Emma es, sin duda una de las novelas más alejadas de la idea preconcebida que se tiene de Jane Austen, esta junto a La abadía de Northanger son las dos novelas más divertidas y humorísticas de la autora. Pero, mientras que, La Abadía de Northanger es más paródica, ya que es una parodia de las novelas góticas, Emma es de un humor más inteligente. Tengo que decir que este no es mi primer encuentro con esta novela, ya que es una relectura, pero se ve que en aquella época no estaba yo muy Austenita y no llegué ni a terminarlo, puede que fuera porqué recién habia terminado la serie de la BBC.
Del personaje de Emma no voy a hablar, ya que tengo un post en el blog (post aquí), y aunqué en todos los libros de Jane Austen se centran en la evolución de sus protagonistas, sí comparas la evolución de Emma con la de las demás heroínas austenitas, Emma cambia mucho a lo largo del libro, y es tan evidente, que sí comparas a la Emma de la primera página con la de la última, el cambio es muy notorio.
Es un libro con el que me he reído mucho, sobretodo con la ceguera crónica de la pobre Emma y las paridas de la señorita Bates. Brutal cuando Emma vacila a la pobre solterona Bates.
Aunque hay una cosa que me revienta mucho, y en la que si se notas el paso de los años, y con la que no coincido con Jane Austen, y es sobre como tratan el tema de los hijos ilegitimos. Es interesante como parece ser, que Harriet Smith está "obligada" a casarse con Robert Martin por el mero hecho de ser bastarda (a lo Jon Nieve), ya que, según parece nadie va a quererla y casarse con ella, por su procedencia dudosa. Algo muy casposo para nuestros tiempos, la verdad, pero algo normal en los tiempos de la regencia, las tarjetas de visita y los birlochos. Es tan absurdo y tan retrógrado... ¿que más quién sean sus padres? Que te casas con una persona, no de su ADN.
Por último, voy a hablar un poco de la serie de la BBC, creo que del 2007, es una muy buena adaptación, ya que mantiene la esencia del libro, sin exagerarlo, como hicieron en la del 1996 con Gwyneth Paltrow, a la que siempre he detestado.
En conclusión: No llegué a conectar con él en su primera lectura, pero con esta segunda me he enamorado de este maravilloso libro.