miércoles, 26 de julio de 2017

Reseña: Battle Royale

Sinopsis:
 En la República del Gran Oriente Asiático está prohibido el rock, esa música decadente. Los jóvenes crecen en un estado totalitario y controlador que promueve la competitividad. Como medida de control de rebeliones, la administración pone en marcha el Programa: cada año, 50 clases de distintos institutos son elegidas para luchar a muerte en la BATTLE ROYALE.

Los alumnos elegidos son aislados en una isla. Las normas del juego son estrictas: no pueden escapar, no pueden contactar con el exterior, y solo puede quedar uno.

Todo está permitido para sobrevivir.
Empieza el juego.
Empieza BATTLE ROYALE.

Todos los alumnos de los institutos de la República del Gran Oriente Asiático sabían qué era aquello del Programa. Incluso se hablaba de todo aquello en los libros de texto a partir de cuarto. En la Enciclopedia Manual de la República del Gran Oriente Asiático había una entrada detallada en la que se explicaba todo.

Programa. n. m. 1. Un listado con el orden de actividades y otras informaciones relativas [...] 4. Un programa de simulación bélica establecido y dirigido por nuestras fuerzas armadas, instituido por razones de seguridad. Oficialmente tiene el nombre de Programa de experimentación
Bélica núm. 68. El primer programa se desarrolló en 1947. Cincuenta clases de tercer año de instituto son seleccionadas anualmente (antes de 1950 se seleccionaba a cuarenta y siete) para desarrollar el Programa con propósitos científi cos. Los alumnos de cada promoción están obligados a luchar unos contra otros hasta que solo quede un superviviente. Los resultados de este experimento, incluido el tiempo invertido, se consignan debidamente. Al superviviente final de cada promoción (el ganador) se le concede una pensión vitalicia y una tarjeta autografiada por el Gran Dictador. Como respuesta a las protestas y algaradas causadas por los extremistas durante el primer año de esta institución, el 317.º Gran Dictador pronunció su famoso «discurso de Abril».
-----------------------------------------------------------------------------------------------------
Después de leer «Kafka en la Orilla», libro raro donde los haya, pensé que ese sería mi último contacto con la literatura nipona, ya que, me parecen una lecturas muy alejadas y con un tempo muy diferente a la literatura occidental. Son libros extraños con los que no consigo empatizar. Pero Battle Royale era un libro que llevaba mucho tiempo queriendo leer, y, aunqué es una lectura japonesa, tiene un desarrollo muy occidental, con su principio, nudo y desenlace. Pero ¿se puede clasificar a Battle Royal como una Distopía? Yo diría que si, porqué, aunqué la visión que tenemos de ese estado totalitario no es tan amplia como en «1984» o «Un mundo feliz» si sigue siendo una distopía como cualquier otra. Por ejemplo, «El cuento de la criada» es una distopía más encarada al feminismo, entonces se centra más en este ámbito que en mostrarnos como funciona toda ese mundo, en este caso, Battle Royale se centra más en la acción que en cualquier otra cosa.

El libro en sí me ha gustado mucho, pero como ya tengo muchos libros favoritos este año, tendré que dejar este fuera, aunqué no por ello deja de parecerme un libro muy bueno y muy recomendado. Como ya todo el mundo debe saber, este es el libro en el que se inspiró a la petarda de Los juegos del Hambre para copiar, digo, crear, su bazofia de libros. Y aquí llega la confesión del día, yo leí en mi etapa adolescente Los juegos del hambre, y lo peor de todo es que me gustó.
Como esta vez si puedo comparar es lo que pretendo hacer, y ya voy a dejar claro que sale perdiendo Los juegos del hambre.
Mientras que, Battle Royale se lo toma de una forma mucho más madura, Los juegos del hambre no dejan de ser unos libros de mojabragas. Uno de los principales problemas que yo veía en Los juegos del hambre es que en el primer capítulo ya tenías claro quien iba a sobrevivir, se centra tanto en su puta protagonista que los demás personajes quedan desdibujados, y al no sentí empatía por ellos, no sientes nada con sus muertes. En Battle Royale pasa justo lo contrario, aunque hay una trama principal con tres personajes principales también hay una segunda trama en la que ves como los demás personajes juegan: que piensan, que sienten, incluso como mueren. Puedes ver las diferentes relaciones entre ellos y a diferencia de Los Juegos del hambre, aquí no sabes quién es el ganador hasta el final, y advierto que es muy inesperado.
Otra cosa muy conseguida en el libro es la forma en que describen la violencia, la extrema violencia, advierto, el autor no se corte un pelo en decribir sangre, visceras y todo la suciedad que caracteriza este tipo de muertes.
En conclusión: Las comparaciones son odiosas, pero por goleada gana Battle Royale.