domingo, 2 de agosto de 2015

Reseña: Ritos Iguales.

Sinopsis: 
Un mago moribundo cede su bastón -y por tanto su poder- a Eskarina, un recién nacido que, según los rituales admitidos, no puede ser mago sino bruja. Con el tiempo, el rito de inciciación se completa con un aprendizaje más formal en la Universidad Invisible, inefable centro de estudios esotéricos, donde el mago Simón hace gala de sus increíbles poderes. Juntos, Eskarina y Simón tendrán que hacer frente a una invasión de extrañas criaturas que amenazan con destruir el Mundodisco...
-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Segundo libro de Terry Pratchett que he leído, después de lo mucho que me gusto "Brujerías" no pude evitar el leer seguidamente "Ritos Iguales", donde hace su primera aparición Yaya Ceravieja, una de las brujas más famosas de Mundodisco y de la literatura en general. En esta historia, que supongo que es anterior a los hechos acaecidos en ""Brujerías, tendrá que hacer frente a la difícil empresa que es llevar a Eskarina a Ank-Morpork, donde la niña deberá ser instruida como mago, siendo ella la primera mujer-mago.
Es curioso como el título del libro tiene un doble sentido tan evidente. El título original es "Equal Rites", que suena igual que "Equal Right", que significa "Igualdad de Derechos".
Y ese es el tema que se trata indirectamente en este libro, la igualdad de derechos, de como cada persona puede ser lo que quiera. De como las personas deben elegir sus destinos sin importar si se trata de algo "para chicas" o "para chicos". Esk debería ser bruja porque es mujer, pero no, su magia es de mago, no de bruja (algo que nos deja bien claro el autor durante el transcurso del libro). Aunque en un primer momento, Yaya Ceravieja sea cabezota y no quiera admitirlo...

Para mí, este libro de Pratchett no ha sido tan divertido e hilarante como "Brujerías", pero no por ese hecho lo he disfrutado menos.
Lo mejor: El principio y Yaya Ceravieja.
Lo peor: El padre y los hermanos de Esk, me ponían de los nervios.