miércoles, 22 de marzo de 2017

Reseña: El libro del cementerio

Sinopsis:
 Novela ganadora de la Medalla Newberry 2009 a la mejor novela juvenil estadounidense.
Gaiman crea ambientes inquietantes, extraños, donde la fantasía campa a sus anchas.

Guiado por su instinto, un bebé escapa de la cuna en medio de la noche y logra alcanzar el cementerio más cercano a su casa. El individuo que lo persigue, cuchillo en guante, acaba de asesinar a toda su familia y está decidido a terminar con él. Pero los espectros del camposanto protegen al pequeño y acaban acogiéndolo en sus tierras. Aunque esta vez se le ha escapado, el siniestro hombre Jack no descansará hasta cumplir su misión...
«Pocos autores hay en la narrativa actual con la capacidad de sorpresa, la ternura y la profunda originalidad que caracterizan la escritura de Gaiman.»
-----------------------------------------------------------------------------------------------------
Tengo que aclarar que este es uno de los pocos libros que he leído del autor (a excepción de "Stardust" y "Buenos presagios"), así que aún no tengo muy claro como es la pluma de Neil Gaiman, pero lo que ya tengo claro es que este hombre escribe de todo, parece que no le corta ni un serrucho.
En este caso tenemos un maravilloso libro infantil que no solo disfrutarán los más pequeños, sino todo el mundo en general. Neil Gaiman dijo que este libro estaba basado de manera libre en "El libro de la selva" de Rudyard Kipling, ya que este era un libro que había marcado mucho al autor. Pues bien, las referencias al clásico libro son muy evidentes. Solo hay que cambiar selva India por cementerio Inglés.
Como ya he dicho, las referencias y similitudes entre estos dos libros son más que evidentes, en la historia, pero sobretodo en los personajes: Nad como Mowgli, El hombre Jack como Shere Khan, Silas como Bagheera...
La prosa de Gaiman es directa y sencilla, al fin y al cabo es un libro pensado para ser leído por los más pequeños, pero a la vez las descripciones tienen algo mágico y adictivo. Es bastante corto, así que se puede leer en una tarde larga.
El libro me ha encantado, me he sentido como una niña pequeña otra vez, me han vuelto a embargar todos esos sentimientos de la literatura de mi infancia, y creo que eso era lo que quería conseguir Neil Gaiman con este libro, que los adultos que leyésemos este libro volviéramos a sentirnos como niños, y aunque la mayoria de la acción tenga lugar en un cementerio, el libro en ningún momento peca de mórbido, grotesco o siniestro. Siempre mantiene esa aura tierna, dulce y encantadora de los libros infantiles.

Personajes:
Lo mejor de este libro es, sin nínguna duda, los personajes.
-Nadie "Nad" Owens (en inglés Nobody "Bod" Owens): Es el protagonista del libro, hijo adoptivo de los Owens y "miembro honorifico" del cementerio, vemos como va madurando y creciendo a medida que pasan las páginas.
-Jack Frost: Antagonista del libro, quiere matar a Nad.
-Silas: Tutor de Nad. No está vivo, pero tampoco está muerto, por lo que puede salir y entrar del cementerio. Nunca come delante de Nad y duerme en una especie de baúl grande, osea que ya supondréis que tipo de ser es.

Temas que trata el libro:
El tema principal del libro es el paso del tiempo, la maduración y como todos crecemos y evolucionamos. También trata temas como la muerte, la adolescencia y la identidad personal.

En conclusión: Un libro mágico que recomiendo a todo el mundo, sobretodo a los más pequeños.