domingo, 14 de mayo de 2017

Reseña:Papá Puerco

Sinopsis:

Ha llegado la Navidad a Mundodisco y su protagonista no es Santa Claus ni Papá Noel, sino... ¡Papá Puerco! Nuevas aventuras en la disparatada urbe de Ankh- Morpork, que coinciden con los preparativos de la celebración de la noche más importante del año. Un asesino a sueldo, contratado por los Auditores de la Realidad, ha aceptado el encargo de eliminar al venerable Papá Puerco. Entre tanto, para que nadie sospeche lo que en realidad está sucediendo, la Muerte se enfunda en el tradicional traje rojo y, con un descomunal saco a cuestas, se monta en un trineo tirado por cuatro enormes cerdos…
-----------------------------------------------------------------------------------------------------
Y después de muchisímos meses sin leer nada de Mundodisco, vuelvo a los orígenes de este mi blog con una nueva reseña de esta maravillosa saga que cada día me enamora más y más. En esta ocasión Terry Pratchett se ríe sin vergüenza alguna de la Navidad. Los Auditores de la Realidad, los villanos más aburridos del Mundodisco, y de la literatura en general, esos seres que tanto desprecian el caos, y por consiguiente, la humanidad, han decidido que Papá Puerco (Papá Noel) debe morir, sí es que una representación antropomórfica puede morir, ¿Y quién se encargará de sustituirlo mientras su nieta se come todo el marrón ? Pues nuestra querida Muerte, quién terminará por cojerle el gustillo a eso de que la gente lo reciba con galletitas y jerez, y se alegren de verlo, claro está. Y mientras que esta es la trama principal de la historia, donde Terry Pratchett nos explicará, entre muchas otras cosas, porque, con la desaparición de Papá Puerco, han empezado a aparecer personificaciones antropomórficas de la nada, y tan absurdas como un dios de las resacas, un hada del buen humor o un gnomo de las verrugas.
También tenemos una segunda trama donde los magos de la Universidad Invisible, liderados por el archicanciller Mustrum Ridcully, junto con Hex, el primer ordenador del Mundodisco, intentan averiguar que es lo que pasa. También tenemos la aparición estelar de Nobby Nobbs, quién consigue incluso desconcertar a la mismisíma muerte.
Ahora en serio, este es uno de los mejores libros no solo dentro de la saga de la Muerte, sino de todo el Mundodisco, aunque claro, leer la saga de la Muerte siempre es sinónimo de calidad, como en todos los libros de esta saga, la Muerte nos plantea preguntas existenciales, desde su punto de vista totalmente alejado de la vida. En esta ocasión Sir Terence Partchett nos explica el porqué de creer en Pápa Noel o el Ratoncito Pérez, porque sí, hay una razón para creer en ellos. No voy a decir cual es esa razón, ya que así os leeís el libro. Pero sobre quién recae el peso de la historia, es, sobre nustra querida Susan, esa chica que lleva la muerte en la sangre y que solo quiere ser normal, aquí por fin tenemos a Susan con todo su potencial, ya que, aunque en Soul Music presentaba muchas de sus características típicas, a mi parecer, Pratchett aún no sabía como enfocar este personaje y por fin en este libro Susan es ella misma.
Como último diré que pese a todo ese humor y esos momentos tan desternillantes, mención especial para las conversaciones de los Auditores, dejando esto de lado, Terry Pratchett hace una muy buena crítica a las navidades más  modernas y comerciales, con los centros comerciales a rebosar, los niños no creyentes pero que hacen la farsa para conseguir sus regalos...
En conclusión: Después del chasco con Piromides, Papá Puerco ha conseguido reconciliarme con el Mundodisco.