sábado, 24 de junio de 2017

Reseña: El cuento de la criada (serie)


Sinopsis:
Adaptación televisiva de la novela del mismo nombre de la escritora canadiense Margaret Atwood. La polución y la contaminación son la consequencia de la poca fertilidad de las mujeres. La república de Gilead, antiguo Estados Unidos, es un régimen totalitario y teocrácito, donde las mujeres no son más que recipientes, ovarios. Defred, aquí también llamada June, es la protagonista, y una criada, obligada a mantener relaciones sexuales con su comandante, para que este la fecunde.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------
Recordáis cuando dije que no volvería a ver una serie made in Usa ¿verdad? Pues aquí estoy yo tragándome mis propias palabras. En el mismo momento que me enteré del estreno de la serie me tuve que callar la boca y más siendo de la HBO. El cuento de la criada ha sido una de las mejores lecturas de este 2017 y su adaptación me hacía mucha ilusión. Soy consciente de que existía otra adaptación, horrorosa, cutre y anticuada, pero esa aberración no vamos a considerarla versión de nada, lo mejor que podemos hacer es olvidarla.
Pues bien, la serie me ha gustado mucho, aunque hay un par de detalles, que comentaré más adelante, que me han tocado un poco las narices. La serie respeta de muy buena manera aquello que quería transmitir su autora. Nos habla de feminismo, en forma de distopía, una distopía tan real y cercana a nuestro mundo. Hay cosas que ves en la serie y pasan en el mundo real, y da mucho miedo, un claro ejemplo es como  las mujeres nos peleamos entre nosotras, a codazos, intentándo ser mejor que la del lado. Y que no venga alguien a decirme que eso es ambición, porqué hay mucha diferencia entre la ambición entre los hombres y la envidia, porqué es envidia, entre las mujeres.
Su puesta en escena es atemporal, no demasiado futurista, para que así nos quede claro que es algo que puede pasar en nuestro mundo, en meses posteriores. Estéticamente es impresionante, sobretodo en los momentos en que se encuentran las criadas juntas.
Los actores están geniales, todos ellos, pero sobretodo la protagonista, yo no conocía a ninguno de los actores, aunque eso pude ser cosa mía, ya que no veo series americanas.
Y ahora vamos a esas cosas que me han chirriado, entiendo que hayan tenido que añadir contenido, ya que esto es la tele y no un libro, y el libro era muy pausado en ciertos momentos. Puedo entender el romance entre Deglenn y la martha, y así explicar el porqué de las relaciones homosexuales. Pero lo que sí me ha molestado es que metieran cosas sobre Luke y Moira, para así tener chicha para un próxima temporada. Sí Atwood no incluyó nada sobre Luke era para así darle el protagonismo absoluto a Defred, que es la olvidada, la marginada. Me ha parecido una forma super descarada de una segunda temporada, que ya se va a rodar, por cierto. Otra cosa que no me ha gustado, ha sido que le dieran un nombre propio a Defred, no se dice su nombre en el libro porque a Defred se lo han quitado todo, el trabajo, su dinero, su familia, y sí, también su nombre, para así dejarla totalmente sola y vulnerable, para matar su confianza, su propia autoestima, porqué sin nombre, no eres nada.
Y aunque parezca que no la serie me ha gustado mucho, he fangirleado mucho con ella, me ponía a gritar cuando pasaba algo que me encantaba en los libros. La serie ha renovado para una segunda temporada, empezare a verla, y si veo que no ma gusta, traeré su reseña totalmente cabreada.