domingo, 12 de julio de 2015

Mis pasiones secretas: París.

¡Hola! Hoy traigo algo un poco diferente, una sección. En ella hablaré de todo aquello que me gusta y me apasiona, en este caso se trata de la ciudad de París.

Algunos la llaman "la ciudad de la luz", otros "la ciudad del amor", para mucha gente solo es una ciudad más, para otros su hogar y para algunos pocos un lugar en el que refugiarse y soñar despiertos.
Saqueada por Ragnar Lodbrok, escenario de revoluciones, amores y pasiones, París es, bajo mi punto de vista, mucho más que una ciudad.





No recuerdo en qué momento comencé a obsesionarme con ella, solo sé que hoy por hoy se ha convertido en una necesidad el visitarla y pasear por sus calles. Antes de nada tengo que dejar claro que nunca he estado en París y que mis opiniones pueden ser erróneas, de París solo tengo una visión bucólica y romántica que podría estar alejada de la realidad.

París es mucho más que una ciudad turística, mucho más que una postal bonita, ir a París por Disneyland me parece una tontería, hay tantas cosas que visitar que me parece una pérdida de tiempo visitar este parque de atracciones. Cuando una persona va a París debe sentir la ciudad, pasear por sus calles, mantener una conversación con algún parisino... Ser parte de la ciudad y que la ciudad sea parte tuya.

Hay que visitar la Torre Eiffel, Notre Dame y la plaza de la Bastilla, perder el tiempo en la orilla del Sena, adentrarse en las calles de Montmartre y Montparnasse como ya hicieron Toulouse-Lautrec, Van Gogh, Dalí, James Joyce y muchos otros.

La esencia de París es esa, la vida bohemia, grandes artistas frustrados; pintores, escritores, músicos. Todos ellos con mucho talento y poco dinero. Los artistas actuales estan desvirtuados, las cosas se hacen por amor al arte, no por un cheque con infinidad de ceros. Hay que salir a la calle y disfrutar de las pequeñas cosas. La gente ya no disfruta de una buena comida, de una compañia agradable y las buenas conversaciones. Y después de esta breve critica a la sociedad, volvamos al tema.

París es mucho más que una ciudad conocida por todos, cada persona tiene su opinión, de la misma manera que hay gente que adora Nueva York o Rio de Janeiro, yo adoro París, es la ciudad que mejor me representa, representa mi lado más bohemio y romántico. Todo lo que soy y quiero ser. París ha sido escenario de libros, películas, pinturas e infinidad de representaciones artísticas, meca de románticos y soñadores, meca del arte y la moda. París es una ciudad que se remonta a las tribus galas, ciudad que cuando nosotros desaparezcamos seguirá ahí, imponente y majestuosa, como siempre ha sido y siempre será.