viernes, 22 de abril de 2016

Reseña: Carpe Jugulum

Sinopsis: 
Veamos: si Carpe diem es «Aférrate al momento», entonces Carpe jugulum
significa: «¡Directo a la yugular!».
Un lema perfecto para el escudo de armas de la familia de vampiros que el rey Verence de Lancre ha invitado a la ceremonia de imposición de nombre de su hija recién nacida. Los Urrácula son vampyros modernos que han adaptado la ortografía para estar en consonancia con los nuevos tiempos. Aún mejor: han descubierto el poder del pensamiento positivo para rechazar cualquier intento de ser dominados, sojuzgados y exterminados. Inmunes a los ajos, las estacas y los símbolos religiosos, han salido del ataúd y quieren un bocado del futuro.

 Y el futuro empieza por Lancre. Pero el pequeño reino montañoso cuenta con buenas defensas: las brujas Yaya Ceravieja, Tata Ogg, Agnes y, aunque tenga que cambiar pañales entre hechizo y poción, la reina Magrat. Eso sin contar el ejército de hombrecillos azules que lleva un tiempo dando vueltas por la región
-----------------------------------------------------------------------------------------------------
Último libro de la saga de Las Brujas, otra vez, Terry Pratchett, crítica y satiriza a los vampiros. En Carpe Jugulum hay muchísimas referencias a la literatura clásica vampírica (mucho Bram Stoker y poco, más bien nada, de Stephenie Meyer) y también muchas referencias a la literatura clásica de terror. Spoiler: Como no podía ser de otra manera, este libro tiene hasta su propio Igor.Fin Spoiler.
Aunque el libro me ha gustado, esperaba más del ultimo libro de esta saga que a mi parecer, y al de muchos otros, es una de las mejores sagas de Mundodisco. El final me ha parecido precipitado y creo que deberían haber satirizado más a los vampiros. Pero, como decia Igor, "el viejo amo ziempre dezia: vayamoz por partez".

Lo bueno: Una de las cosas que me ha encantado de este libro es como han tratado el tema de la doncella, la madre y la arpía, tema que ya se trató en Brujerías (reseña aquí), con la marcha de Yaya y la reciente maternidad de Magrat todo se descontrola, porque, claro, ahora la doncella es Agnes, de hecho es la que prepara el té, por otra parte, tenemos a Magrat como madre y con la marcha de Yaya, ahora Tata se convierte en la arpía, papel que no le queda nada bien, por cierto, pero, claro, Tata también es madre, y no se puede ser madre y arpía al mismo tiempo...
Otra de las cosas que más me ha gustado del libro han sido sus nuevos personajes, como Igor y Retales. Realmente Igor ya se ha convertido en un icono de la cultura pop dentro del género de terror. 
Uno de los primeros Igors de la historia.
 Lo malo: No han satirizado suficiente a los vampiros y el ritmo es bastante lento.

En conclusión: Un buen libro, pero no lo suficiente para el final de Las Brujas.
Cabe destacar el pequeño "cameo" de los Nac Mac Feegle.